Benjamin Wallace, opina acerca del precio de la felicidad

 

¿Se puede comprar la felicidad? Con el fin de averiguarlo, el autor Benjamin Wallace probó algunos de los productos más caros del mundo, entre los que se encontraban una botella de Chateau Cheval Blanc de de 1947, 200g de carne de Kobe y el mítico (y famoso) café Kopi Luwak. Su valoración puede que os sorprenda.